Saltar al contenido
RazaPastorAleman.net

Adiestramiento del Pastor Alemán | Todo lo que debés saber

El pastor alemán es uno de los perros mas fieles, leales y elegantes que cualquier persona pudiera tener; además, es un animal fuerte, ágil inteligente y guardián. Es por ello que si quieres tener a tu lado a un pastor educado y obediente, vas a tener que entrenarlo, y sobre todo, adiestrarlo.

Al adiestrarlos, los pastores se conviertes en compañeros inseparables, tanto de su amo como de toda la familia. También es importante el adiestramiento por un tema de comportamiento; si aun pastor se lo deja solo, éste sentirá que él es su propio dueño y tomará sus propias acciones, convirtiéndolo así, en una amenaza, no solo para ti y tu familia, también para el resto de personas.

Sin más, pasamos a detallarte en qué consiste el adiestramiento de un pastor alemán y cómo puedes hacerlo tu mismo.


¿En qué consiste el adiestramiento?

Es normal que cuando uno piensa en el adiestramiento de un pastor alemán, se venga a la mente hacer que el animal te haga caso o, lo que es gracioso, hacer que se siente o de la pata. Pero adiestrarlo es más que eso, se basa en darle una educación a tu mascota y hacerlo que responda a ciertas acciones, órdenes o estímulos de manera ágil.

Por ejemplo, pongamos esta situación: tienes un pastor alemán hace años pero jamás te has preocupado por adiestrarlo; en un momento, algún conocido pasa a visitarte de sorpresa a tu hogar, pero quien lo recibe no eres tú, sino tu perro, de manera agresiva, haciendo que tu invitado se sienta amenazado y desee irse. En cambio, si ya has adiestrado a tu pastor, la situación será más amena. Esto no implica que tu mascota sea inofensiva, sino que sepa la diferencia entre alguna actitud amenazante y una amigable, sea una persona conocida o no.

Si tu pastor es un perro que ya ha recibido un adiestramiento, recibirá a cualquier extraño de manera cautelosa, posiblemente se deje acariciar, pero no entrará en confianza así como así; le tomará un tiempo aclimatarse, y lo más seguro es que, una vez que reconozca a ese extraño como alguien amigable, que no tiene intensiones de dañarte ni a ti ni al animal, se convierta en un perro sumamente cariñoso.

También, el adiestramiento puede lograr que tu perro reciba órdenes y las efectúe sin dudar; cuidado, esto no te asegura que, digas lo que digas, tu animal lo hará. Siempre deberá ser entrenado con estímulos, es decir, con actividades que logren que tu mascota te entienda. Por ejemplo, deberás estimular a tu perro para que cuando tú digas “vamos a pasear”, tu perro se prepare y disponga para dar un paseo contigo.

En pocas palabras, el adiestramiento consiste en hacer que tu pastor te entienda, sepa cuándo hacer algo y cuándo no, y que, sobre todo, sepa diferenciar lo que está bien de lo que está mal.


¿Cómo adiestrar a tu pastor alemán?

Existen varias formas de adiestrar a tu perro, pero siempre se recomienda empezar con ello cuando son cachorros, ya que, si se pretende hacerlo cuando el pastor ya tiene una edad avanzada, será mucho más complicado.

Para empezar, deberás acostumbrar a tu pastor alemán cachorro a recibir cuidados de su higiene, como pueden serlo: el cepillado, lavado bucal o el corte de uñas y de pelaje. Si el perro no se acostumbra a ello siendo cachorro, luego le será más difícil y se mostrará reacio a estos cuidados.

También, hay un aspecto muy importante que puedes haber notado en miles de perros y razas distintas: si están comiendo y te les acercas, estos se ponen agresivos. Esto se debe a la falta de adiestramiento; cuando son cachorros, deberás acariciarlos durante sus comidas, tocar su alimento mientras come, o correr su plato de comida hacia un lado y hacia el otro. Esto te asegurará que el perro no se enoje si alguien lo toca a él o a su plato mientras come.

Tu pastor, además, deberá aprender a ser paciente; si estás por servirle su alimento, tendrá que sentarse y esperar pacientemente a que tengas listo su plato. Podrás ver la ausencia de este entrenamiento en perros que se desesperan cuando les sirven su comida y convierten la hora de la comida en un desastre.

Sobre todas las cosas, ten en cuenta que para lograr que tu pastor alemán te obedezca, debes mostrarle quién es el líder. También vas a tener que recompensarlo cuando obedezca tus órdenes; pero cuidado, una vez que empiece a entenderte, tendrás que premiarlo menos, sino, tu perro asociará todo el tiempo una orden con un premio.

Para finalizar, recuerda que nunca debes educar a tu perro a la fuerza; al principio, éste no logrará entenderte muy bien. Tu también tendrás que aprender a tener paciencia y enseñarle a tu perro con el mayor afecto posible. No debes golpearlo si no te entiende o no te hace caso; si lo haces, tu perro será agresivo, tanto contigo como con el resto de personas y perros.

¿Se puede educar a un pastor alemán adulto?

La respuesta es sí; sin embargo, será más difícil hacerlo una vez que el perro pasa a la edad de la adultez. Cuando un pastor alemán ya es adulto, el adiestramiento consistirá en sesiones más cortas que cuando es cachorro. Esto se debe a que, al ser más grande, el perro se cansará y aburrirá más rápido; cuando es más chico, el animal verá todo como diversión y descubrir y aprender cosas nuevas.

De nuevo, deberás darle un incentivo por cada vez que te obedezca; en esta caso, éste debe ser en forma de golosinas sabrosas que puedan gustarle al perro y que, en lo posible, no haya probado anteriormente. También tendrás que ir reduciendo este “premio” a medida que tu pastor vaya entendiéndote más y más.

Por último, el ejercicio físico es indispensable cuando tu pastor se convierte en adulto; un adiestramiento acompañado de un entreno de su cuerpo podría ser un combo perfecto para el futuro de tu compañero canino.

Ante todo, recuerda, tu perro es un integrante más de tu hogar, por lo que éste deberá ser educado como tal. Siempre deberás hacerlo con paciencia y tranquilidad, no hagas que tu perro te tenga miedo, o nada de lo que hagas surgirá efecto. Todos los perros son distintos; deberás ir probando cosas nuevas para hacer que tu pastor alemán se sienta cómodo y aprenda lo mejor de ti.