Saltar al contenido
RazaPastorAleman.net

Pastor Checoslovaco | Origen y características

¿Alguna vez te has preguntado “qué pasaría si cruzas a un perro con un lobo“? El pastor checoslovaco, también conocido por sus siglas PLC, es la respuesta a tu inquietud, y en este artículo te detallaremos todo sobre esta increíble pero bella raza que, últimamente, está muy de moda en ciertas partes del mundo.

Perro lobo Checoslovaco

Orígenes del pastor checoslovaco

Como su nombre indica, su creación se origina en la ex Checoslovaquia (hoy separadas en República Checa y Eslovaquia), y es que su origen es relativamente nuevo; en 1955 se llevó a cabo un experimento en el cual se cruzó a un pastor alemán y una loba de los montes Cárpatos con el objetivo de mejorar físicamente a los perros militares. De esta forma, pretendían obtener el temperamento de los pastores alemanes (dócil, obediente y protector) y las habilidades y características físicas de un lobo.

Al principio, estas cruzas mostraron resultados poco alentadores; se obtuvieron pastores alemanes con un temperamento un poco más fuerte. A medida que siguieron los experimentos, se llegó a obtener perros con apariencia más lobuna.

Se empezaron a utilizar estos perros en el ejército, dando una gran impresión y excelentes frutos. Por este motivo, varios cachorros obtenidos en los experimentos se empezaron a utilizar para procrear entre sí; allí es cuando se crea al perro lobo checoslovaco que conocemos hoy en día.

De todas formas, es recién en 1982 cuando la Federación Canófila Internacional lo reconoce oficialmente como una raza y no como un híbrido.

Perro lobo checoslovaco cachorro

Características del perro lobo checoslovaco

Físicamente, es un perro muy similar a lo que es un lobo, su hocico y sus orejas puntiagudas no lo hacen parecer un simple perro. Puede llegar hasta los 65 centímetros de altura, pesando alrededor de 25 kilogramos, lo que lo hace un canino sumamente ágil y veloz.

Su pelaje consta de dos capas de color gris, ya sea gris amarillento o plata; una de pelo duro, que es la exterior, y otra más gruesa que lo protege del frío.

Sus patas traseras son un tanto más robustas y musculosas que las delanteras, otro indicio de que se trata de un animal sumamente veloz.

Comportamiento y carácter del pastor Checoslovaco

Al ser descendiente directo de la cruza de un pastor con un lobo, su carácter es una mezcla entre los dos, y no se asemeja al de ningún otro perro. Es un animal muy inteligente, no suele confiarse de otros perros o humanos con tanta facilidad, es más, no es tan dependiente del contacto con su amo como lo son otras razas.

Se parece mucho al pastor alemán en cuanto a su hiperactividad; es un perro que necesita constantemente de hacer actividad física. Entrenar su cuerpo varias veces al día puede ayudar a que mantenga una buena salud, tanto física como mental.

Es un animal perfecto para el rastreo de objetos o humanos, debido a su gran olfato, aspecto heredado directamente del lobo. También destaca por su gran audición y sensibilidad, podrás notar como se mantiene constantemente alerta ante cualquier vibración o sonido del exterior.

No es para nada agresivo, sin embargo, al conocer a nuevas personas estará atento a sus movimientos; esto no es con el objetivo de hacerlos sentir amenazados, sino que se preocupa por el bienestar de su familia.

Son perros que gozan de una buena salud, pueden llegar a vivir hasta 15 años (de hecho, ciertos ejemplares han llegado a los 18 años de vida). No sufren una gran cantidad de enfermedades patológicas, muy rara vez verás un perro lobo con displasia de cadera, aunque puede darse de vez en cuando, pero en menor medida que otros pastores.


Cuidados del pastor checoslovaco

El PLC es un animal que necesita, como cualquier otro, de sus cuidados particulares. Sobre todas las cosas, éste va a requerir que lo entrenes físicamente para mantener su salud corporal.

También, debido a que su dentadura es uno de los aspectos que más destaca, tanto en los pastores como en los lobos, tendrás que cepillarla y no darle alimentos que puedan dañarla. Deberá ser un animal alimentado a base de comida balanceada, apta para perros de su especie y tamaño (te recomendamos que consultes estos último con un especialista nutricional veterinario).

Su pelaje deberá ser cepillado de manera regular para extraer el sobrante y evitar que se le caiga todo el tiempo. También tendrás que tener en cuenta que no es un animal al que debas bañar de manera constante, recuerda que estos perros son descendientes de los lobos, así que mientras más “agradable” los quieras hacer oler, más incómodos se sentirán.

A diferencia de los pastores, estos no son tan propensos a la displasia de cadera, aunque también deberás tener en cuenta esta enfermedad, en caso de que tu mascota pueda llegar a sufrirla. Otra enfermedad a tener en cuenta, que es más común en la actualidad, es la mielopatía degenerativa, la cual, como su nombre indica degenera la espina cervical de los caninos.

Como otros pastores alemanes, el pastor checoslovaco, no es una mascota para principiantes; es más, se lo podría considerar más como un compañero que como mascota. Requerirá de un gran entrenamiento y adiestramiento, para que éste no se sienta superior a su amo. Sin embargo, es un animal muy bello que sin dudas te será muy fiel y leal, vale la pena tenerlo en tu hogar.