Saltar al contenido
RazaPastorAleman.net

Pastor Holandés | Características de esta raza

Esta raza canina Pastor Holandés, originaria de los Países Bajos, también conocida como dutch shepherd, es una de las variantes de pastor, entre las que también encontramos al alemán y al belga. Al igual que estos, el pastor holandés también fue utilizada en actividades agrarias y de granja, como guiar rebaños o cuidar grupos de animales y casas de campo.

Se lo diferencia notablemente por su gran tamaño, musculatura y agilidad; rasgos por los cuales se le asigna, por lo general, tareas de vigilancia u otras actividades que requieran el uso de la fuerza.


Historia y orígenes del pastor holandés

Generalmente se llega a relacionar a este pastor con el belga; ambos provienen, relativamente, de la misma región europea y de la misma época: alrededor del 1890, fecha en la que se inscribió oficialmente a esta raza, aunque se cree que existen desde hace muchos siglos, incluso antes del 1830, cuando el estado nacional se separó en Bélgica y Países Bajos.

En sí, el pastor holandés fue siempre utilizado para las tareas relacionadas a la granja, ya sea cuidando o guiando rebaños, como haciendo de guardia en casas de campo. Incluso llegó a ser utilizado en la Segunda Guerra Mundial, debido a su docilidad y gran fuerza.

Aunque antes eran muy comunes, las nuevas tecnologías agrícolas le quitaron su lugar en la sociedad, por lo que ahora es difícil encontrarlos, incluso como mascotas de hogar.

En la actualidad, el pastor holandés es altamente utilizado por las fuerzas armadas, como perro policía o militar, al igual que algunos tipos de pastor belga o alemán.


Características generales del pastor holandés

El pastor holandés es un perro muy fuerte y ágil, de gran tamaño, lo que le proporciona un porte digno de admirar; algunos ejemplares pueden mantenerse entre los 55 y los 70 centímetros de altura. Y, en su mayoría, se destacan por un peso ligero en cuanto a su altura, de 25 a 45 kilogramos.

Esta raza se diferencia en tres tipos, según su pelaje:

  • Los de pelaje corto son los más comunes: este se encuentra pegado a la piel y no requiere mantenimiento alguno.
  • Otros cuentan con un pelaje largo, más abundante en las patas y nuca.
  • Y los últimos, de pelaje duro, tienen una gran cantidad pegada al cuerpo, áspero y difícil de mantener.

El color suele ser atigrado, con una mezcla de gris o plateado y negro o marrón muy oscuro. También se le puede diferenciar por su notable máscara negra que recubre su rostro y parte de su hocico.

Carácter del pastor holandés

Esta raza se destaca por su extrema hiperactividad, no es un perro que pueda quedarse toda una tarde sin hacer nada. Necesita constantemente de actividad física, la cual rara vez realiza él sólo; se lo debe incentivar y demostrar que esa actividad lo recompensará.

Es muy cariñoso, dócil y fácil de adiestrar; siempre y cuando se le demuestre interés en él. Es un perro obediente y muy rara vez recurre a la violencia, pero esto siempre depende de cómo se lo eduque.

Es una raza sumamente leal, le encanta demostrar su cariño y su agradecimiento. Sabe cómo expresarse, es muy inteligente y te hará saber si se encuentra feliz, triste, enojado, o, sobre todo, aburrido.


Cuidados del pastor holandés

Además de la actividad física, el pastor holandés requiere de otros cuidados, ya sean alimenticios o higiénicos. Se les debe alimentar con comida apta para perros grandes y enérgicos; esto debe ser consultado con un veterinario o nutricionista animal experto. También hay que tener cuidado con sus uñas (las cuales deben ser recortadas de manera regular para evitar que se le rompan, partan o agrieten) y con sus dientes, a los que hay que aplicarles un cepillado intensivo para que se mantengan duros y brillantes.

Salud y tiempo de vida del pastor holandés

Los pastores holandeses suelen vivir, habitualmente, entre 12 y 14 años, incluso un poco más si se le da una gran atención. Sin embargo, no se debe apartar la atención de sus problemas de cadera, sobre todo a la displasia, enfermedad bastante común en perros pastores.

Hay que tener extremo cuidado con su actividad física; a pesar de que esta raza requiere de un constante equilibrio entre entrenamiento y alimentación, se debe regular el mismo cuando son cachorros. Si se lo fuerza a desarrollar una gran musculatura y a generar masa muscular con ejercicios de saltos, a temprana edad, puede generarle problema en sus articulaciones.

Video recomendado sobre el Pastor Holandés

En pocas palabras, esta raza no es para cualquiera; es un perro hiperactivo que necesita de sus cuidados. Por esto es que, si vas a buscar una mascota por primera vez, te recomendamos empezar por otra raza y, una vez que te acostumbres a tratar con perros, te sentirás listo para cuidar de un pastor holandés.