Saltar al contenido
RazaPastorAleman.net

Pastor Alemán Sable | Conocé todo sobre esta raza

pastor sable características

El llamado comúnmente “perro policía” es una variante del pastor alemán común, con ciertos rasgos que se pueden distinguir, como su postura, color o habilidades. Proviene de la misma área que la mayoría de los pastores de la región germana, y se lo denomina “sable” por su pelaje y pigmentación en general.


Origen del pastor alemán sable

Como ya bien dijimos, el pastor sable proviene de la misma región que el pastor alemán común; su desarrollo fue muy similar, se lo empleaba para tareas de granja, como la guía de rebaños de ovejas, la cuida de casa de campo, el acarreo de pequeños fardos u otras actividades militares o policiales.

Alrededor del siglo XIX se empezó con la cría de esta raza, en principio para Alemania, y luego expandiendo su crianza al resto del mundo. Es hasta el día de hoy que podemos encontrar a estos pastores alemanes sable en todas partes del globo, aunque ya no como ovejeros, sino desempeñando tareas de seguridad y compañía.

Características del pastor alemán sable

Lo que lo diferencia, en general, del pastor común es su físico; éste tiene la parte de la cadera un poco más baja. Tiene un cuerpo alargado, con una postura que lo hace parecer que siempre está alerta. Su cabeza es bastante similar: alargada, ensanchada a la mitad, y con orejas erguidas.

Tiene un pelaje pegado a la piel, que no requiere un peinado excesivo, que abunda un poco más en la zona de la cola. Predomina en el mismo la coloración gris, ya sea con intervalos negros, gris claro, gris oscuro o, no tan a menudo, marrón. Eso sí, sus patas suelen ser siempre de un color marrón claro, como en la mayoría de los pastores alemanes. La pigmentación de estos sable no suele notarse hasta llegar a cierta edad; al ser bebés, casi todos mantienen un color grisáceo uniforme.

En sí, es un animal muy fuerte, con una estructura ósea destacable, que se hace notar por su agilidad e hiperactividad y por una feroz mandíbula en forma de “tijera”, apoyando los incisivos de la mandíbula superior sobre la inferior.

Esta raza también destaca por su gran tamaño, parecido al del pastor común, pero mucho más grande que los de otras regiones, como el belga o el holandés: llega hasta los 70 centímetros de altura, pesando alrededor de 45 kilogramos, lo que lo hace un perro increíblemente ágil.

Carácter y comportamiento del pastor alemán sable

Al igual que el resto de pastores, éste no destaca por ser un perro de entrecasa, que pueda pasar horas durmiendo o reposando en un sillón; necesita constantemente de actividad física, de paseos y de juegos. Es necesario, que se lo entrene y eduque para mantener una cierta estabilidad emocional.

En cuanto al entrenamiento, no debería ser muy difícil; es una raza muy obediente y dócil que no tardará en aprender lo que le enseñes, así que cuidado: trata de enseñarle a mantener su postura ante determinadas situaciones, puesto que si le enseñas a ser un perro agresivo, éste así lo será, y luego no habrá manera de revertirlo.

También debés saber que este tipo de pastores alemanes te harán saber sus emociones, ya sea que estén aburridos, tristes o incluso felices. Son muy cariñosos y atentos; la naturaleza e historia de sus antepasados lo pondrá en una situación de extrema cautela ante nuevas personas, sin llegar a un grado de temeridad o miedo.

Cuidados del pastor alemán sable

Este perro, como cualquier otro, necesita de tu atención; no debe comer cualquier cosa que un habitante del hogar coma; se lo debe cepillar varias veces por semana, sobre todo en épocas en las que suele perder más cabello; un baño seco y uno húmedo cada 15 días debería ser suficientes. También tendrás que cepillar sus dientes, ya que la mordida y dentadura de estos canes son unos de los aspectos más destacables para valorar la salud de los mismos.

Debido a su alto grado de deseo de actividad física, tendrás que pasearlo severa cantidad de veces a la semana, incluso tres o más al día, quizá no tanto si vives en una casa con jardín. Un entrenamiento con obstáculos le será de gran ayuda para mejorar su musculatura y salud física. También puedes someterlos a pruebas de agility donde el perro podrá demostrar todos sus dotes, e incluso recibir alguna recompensa de tu parte al completarla.

Como ya podrás haber visto, este perro no es para cualquiera; si no tienes experiencia con esta raza, te recomendamos empezar por alguna otra que requiera menos atención. Pero, si ya te sientes listo para tener un pastor alemán sable, entonces adelante, no te arrepentirás de tener a uno de los perros más guardianes y fieles que existen.